Candelaria

Recorrer las históricas calles de Candelaria es revivir el legado de los guanches, los aborígenes de Tenerife. Descubre los encantos de esta localidad costera que alberga la cueva donde se encontró la Virgen de la Candelaria.

En el sureste de Tenerife, a unos 20 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife, el legado guanche sigue latente. Los aborígenes de la isla están muy presentes entre los habitantes de Candelaria, un municipio costero de fuertes raíces religiosas donde apareció la talla de la Virgen de la Candelaria (La Morenita), patrona de Canarias.

Cada año, miles de peregrinos llegan a Candelaria para honrar a la virgen y disfrutar de los encantos turísticos de esta ciudad llena de patrimonio. Además, el entorno natural de Candelaria está lleno de playas de arena negra y cuevas naturales que otorgan al paisaje un encanto único.

Tierra de guanches

Candelaria es la localidad tinerfeña donde todavía es posible sentir los orígenes guanches de la isla. Según la leyenda, fueron dos pastores guanches quienes encontraron la talla de madera oscura de la Virgen de la Candelaria al refugiarse de la tormenta en una cueva natural.

Hoy en día, Candelaria sigue celebrando la tradicional “Ceremonia Guanche”, que se remonta al siglo XVIII. Los participantes, algunos descendientes de los guanches, se visten con sus ropas tradicionales y representan el hallazgo de la virgen y el milagro posterior. ¡Es toda una fiesta!

Además, el monumento más famoso del pueblo es una escultura en homenaje a los nueve menceyes de Tenerife, los antiguos reyes guanches.

Las alfareras de Candelaria

Otra de las grandes señas de identidad de Candelaria son sus históricas alfareras. Estas artesanas no conocían el torno y desarrollaron una técnica de igual calidad fabricando las vasijas con sus propias manos. El método pasaba de madres a hijas y el proceso era muy costoso. Las mujeres recolectaban la tierra necesaria, la limpiaban, la picaban y la convertían en barro. Después, moldeaban, raspaban y decoraban las piezas usando herramientas básicas.

La última alfarera de Candelaria murió en 1980. Hoy en día, se sigue practicando el oficio, pero ha perdido su contexto histórico.

Qué ver en Candelaria

  • Los Menceyes de Candelaria: el monumento más famoso de Candelaria es el conjunto escultórico que representa a los nueve menceyes de Tenerife. Cada estatua homenajea a uno de los nueve hermanos que fueron los últimos reyes guanches.
  • Basílica de la Virgen de la Candelaria: es el santuario de la Virgen de la Candelaria. Está considerada Bien de Interés Cultural, junto al Convento dominico y a la ermita de San Blas. La basílica ocupa toda la plaza de la Patrona y es el templo más grande e importante de Candelaria.
  • Ermita de San Blas: también se la conoce como Cueva de Achbinico. Se trata de la cueva natural donde dos pastores guanches hallaron la imagen de la Virgen. Hoy en día alberga una réplica, pues la original se perdió durante un vendaval.
  • Casa Cabildo: la antigua sede del Ayuntamiento se encuentra en la plaza principal y es un ejemplo muy representativo de la arquitectura tradicional canaria.
  • Centro alfarero “Casa de las Miquelas”: es una vivienda tradicional que ha sido restaurada para exponer ejemplos de alfarería popular, explicar sus distintos usos y formas de producción e indagar en la tradición alfarera de Candelaria. Es posible ver a nuevas generaciones de alfareras realizar esta técnica centenaria.
  • El Camino Viejo de Candelaria: se trata de un camino histórico que comunicaba Candelaria con municipios del norte como La Laguna o Santa Cruz. Aún se conservan tramos de hace siglos.