Puerto de la Cruz

Puerto de la Cruz combina una gran oferta de hoteles, restaurantes y locales de ocio con la más pura esencia canaria. Por todas estas razones, Puerto de la Cruz es la mejor zona para alojarse en el norte de la isla. 

La localidad costera de Puerto de la Cruz se encuentra al norte de la isla. Aunque no es demasiado grande, tiene la mayor densidad de tiendas y restaurantes de Tenerife, por lo que es un destino perfecto para alojarse.

Las playas de Puerto de la Cruz son de arena negra y cuentan con todos los servicios necesarios. Aunque suelen estar llenas de turistas extranjeros y familias, son bastante tranquilas y rara vez están abarrotadas.

Además, la cercanía del Parque Nacional del Teide a Puerto de la Cruz hace que muchas actividades y excursiones salgan precisamente de aquí. La zona también está muy bien comunicada con el resto de la isla por autobús.

Además de las calles en cuesta y el paseo marítimo, Puerto de la Cruz alberga monumentos de gran importancia turística en la isla, como el Castillo de San Felipe, la playa de San Telmo o el Lago Martiánez

La mejor zona para alojarse

Si estáis buscando alojamiento, Puerto de la Cruz es una de las mejores zonas donde dormir en Tenerife. Esta localidad costera está llena de hoteles y apartamentos para todos los bolsillos. Además, es una zona que cuenta con todos los servicios necesarios para los turistas sin perder su autenticidad y su esencia canaria. Si no tenéis preferencias, os recomendamos buscar hoteles en Puerto de la Cruz.

Qué ver en Puerto de la Cruz

  • Lago Martiánez: este complejo formado por siete piscinas de agua salada es todo un reclamo en Puerto de la Cruz. En la roca volcánica se han formado varias cavidades que se llenan con el agua del océano formando estas piscinas. La entrada al complejo cuesta 5,50 (6,20 US$) e incluye acceso a un lago artificial, jardines, terrazas y restaurantes.
  • Ermita de San Telmo: este templo dedicado al patrón de los mineros se ubica junto al paseo marítimo de Puerto de la Cruz. Sus muros encalados de finales del siglo XVIII y su histórica plaza han convertido a la ermita de San Telmo en Bien de Interés Cultural.
  • Plaza de Europa: a muy pocos metros del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz se encuentra la plaza más bonita de la localidad. Su forma abalconada y sus cañones del siglo XVIII hacen que parezca una auténtica fortaleza en medio de la ciudad. ¡Y con vistas al mar!
  • Complejo Playa Jardín: a lo largo de 700 metros se extienden Playa del Castillo, Playa del Charcón y Playa de Punta Brava, las tres componentes de Playa Jardín. Este gran complejo cuenta con senderos para pasear, bares, hamacas, zonas de ocio y todo tipo de servicios.
  • Castillo de San Felipe: en el paseo marítimo de Puerto de la Cruz hay un monumento que sobresale por encima de todos los demás: el Castillo de San Felipe. Esta pequeña fortaleza fue construida en el siglo XVII para defender la isla de ataques piratas y a lo largo de la historia de Tenerife ha funcionado como hospital, restaurante y centro de tiro.
  • Loro Parque: considerado el mejor zoológico del mundo, Loro Parque es una de las grandes atracciones turísticas de la isla por la gran variedad de animales exóticos que alberga, como tigres de bengala, flamencos, ocas, guacamayos y mucho más.